jueves, 3 de diciembre de 2009

El lago de los cisnes


ACTO PRIMERO:

Es una mañana de primavera. En uno de sus jardines del castillo, el príncipe Sigfrido celebra , junto con sus amigos, su cumpleaños. Llega la reina con su séquito y le recuerda que debería escoger a su futura esposa, y que con ese motivo le han preparado una fiesta para el día siguiente, a la que acudirán jóvenes princesas y el príncipe deberá elegir a una de ellas. Esto causa una gran melancolía en Sigfrido, por lo que sus amigos deciden invitarlo a una cacería.

ACTO SEGUNDO:

Por el bosque, Sigfrido divisa a un grupo de cisnes que vuela hacia el lago y decide encaminarse hacia allí. Junto al lago, el príncipe, sorprendido, observa cómo los cisnes se transforman en jóvenes doncellas. Sigfrido apunta con su ballesta hacia las jóvenes-cisnes cuando llega la reina Odette, quien le cuenta que ella y sus amigas son víctimas del hechizo del brujo Rothbart, que las convirtió en cisnes. Sólo por las noches, en el lago, pueden adquirir la forma humana, y el hechizo durará hasta que alguien se enamore de ella para siempre. Sólo puede ser un hombre que nunca haya jurado amor a otra mujer el que puede liberarla y devolverla a su forma humana. Sigfrido se enamora de ella rápidamente, y se ofrece a salvarla,. Cuando Sigfrido va a jurarle amor eterno a Odette aparece Rothbart, quien hace que las jóvenes vuelvan a convertirse en cisnes para evitar que el príncipe rompa el hechizo. Odette se aleja convertida en cisne, pero antes de que lo haga, Sigfrido le pide que asista al baile que se celebrará en el castillo.

ACTO TERCERO:

En el castillo se celebra el gran baile del príncipe en el que debe cumplirse la voluntad de la Reina de que su hijo elija, definitivamente, esposa. Llegan los invitados y pretendientes con sus séquitos. Sigfrido baila con las damas pero no se decide a elegir a ninguna. De pronto aparece un desconocido caballero con su bellísima hija. Realmente se trata de Rothbart, que usando su magia, hace ver a Odette en Odile, la hija del brujo. Sigfrido cae en la trampa, hasta el punto de escogerla por esposa, presentársela a su madre y jurarle amor eterno a Odile. Rothbart se descubre y le muestra a lo lejos la figura dolorida de Odette, la verdadera. Sigfrido se da cuenta de su error y desesperado corre hacia el lago.

ACTO CUARTO:

En el lago los cisnes están esperando el regreso de Odette. Ésta llega llorando desesperada, y relata a sus amigas la traición de Sigfrido. El genio de la maldad ha triunfado y ahora las chicas no tienen salvación. En el lago empieza una tormenta. A la orilla llega corriendo el príncipe suplicando a Odette su perdón, pero Odette está destinada a morir. El príncipe lucha con Rothbart y le hiere mortalmente, pero éste, aun moribundo, consigue matar a su vez a Sigfrido. Inclinada sobre el príncipe Odette se termina apagando, pero finalmente los demás cisnes son liberados del maleficio a causa del sacrificio de amor.


2 comentarios:

  1. Sabes que prefiero el Cascanueces,no?

    ResponderEliminar
  2. A seguir con el Blog! habrá que darle aires nuevos...

    ResponderEliminar